A menudo olvidamos lo importante que es cuidar de nuestra mente y no prestamos la atención necesaria a nuestros sentimientos, emociones y a nuestra parte espiritual. La salud es un concepto que debe englobar al cuerpo y a la mente porque están íntimamente conectados.

Muchos estudios aseguran que las personas que gozan de una buena salud emocional son más conscientes de sus pensamientos y comportamientos, lo que puede influir positivamente en nuestra salud evitando enfermedades como el estrés y la ansiedad.

Entonces, ¿Por qué no le prestamos la misma atención que le prestamos a nuestro cuerpo?

Existen muchas disciplinas que promueven estados saludables en varios aspectos, no sólo en los físicos, como es la práctica de meditación, Pilates, Yoga o Tai Chi. Hoy, os queremos hablar de los beneficios que aporta el Yoga a nuestra salud emocional.

La práctica de yoga, según varios estudios, sincroniza el sistema nervioso y el cerebro, mejorando la memoria, la concentración, el aprendizaje, la resolución de conflictos y la toma de decisiones. Además, los ejercicios  respiratorios de esta disciplina ayudan a calmar la mente, reduciendo en gran medida estados de ansiedad y estrés y se ha demostrado que los efectos en el rendimiento cognitivo se mantienen en el tiempo.

A nosotras nos parece una forma excelente de cuidar nuestra mente y a la vez de nuestro cuerpo ya que también aporta multitud de beneficios físicos. ¿Qué te parece? ¿Prácticas Yoga?  ¿Cuidas de tu mente?