Si eres amante del buen vino, estás de suerte, pues ahora te gustará aún más. No solo es bueno beber alguna que otra copa, sino que la cosmética con vino tinto se ha convertido en todo un descubrimiento para cuidar la piel frente al envejecimiento.

Un chute de antioxidantes para la piel

El poder antioxidante del vino tinto es conocido por todos, entonces, ¿por qué no aplicarlo a la cosmética? Es muy importante evitar que la piel se oxide para mantener un aspecto sano y cuidado.

Los polifenoles presentes en el vino consiguen regenerar las células muertas, evitando así la
aparición temprana de arrugas, marcas y manchas en la piel. Su alto poder antioxidante es el mejor remedio para aportar elasticidad y firmeza a la piel, por eso existen tratamientos de vinoterapia que consiguen que la piel luzca sana y brillante.
Los ingredientes naturales son ideales para tu piel, nada de químicos ni ingredientes artificiales. Por eso, debes tener presente este tipo de cosmética que puede ayudar a cambiar el estado de tu epidermis. La uva de uno de los frutos más preciados en el mundo de la cosmética y no es para menos.

La pulpa del fruto es ideal para realizar cosméticos para pieles secas que necesitan un extra de hidratación, además de aprovechar la piel para otro tipo de tratamientos. Por otra parte, las pepitas son ideales para crear cremas o lociones a base de agua por su contenido en líquido, además de ser un excelente exfoliante natural para la piel.

Como ya sabrás, las uvas son beneficiosas para el cuerpo en muchos sentidos, así que quédate con estas propiedades que puede aportarte la cosmética con vino tinto para tener una piel joven y luchar contra los radicales libres. Porque no hay nada como el poder de la naturaleza para crear belleza.